En la ciudad ampliada, en una zona fronteriza entre la organización ortogonal de una ensanche y un barrio de casas crecidas de forma menos planificada, la propuesta de estas actuaciones de accesibilidad procuran la sutura física y funcional de las dos tramas urbanas.Las tres administraciones han apostado al unísono por la regeneración urbana de un pedazo de nuestro Madrid que, en este caso, no se sitúa en las zonas más próximas al Casco Histórico.El proyecto de pavimentación y acondicionamiento de calzadas cubre más de 20 calles dentro del barrio de Tetuán y mejora los accesos peatonales de dos calles importantes. La iniciativa se mejora con la recuperación y desarrollo del espacio urbano olvidado, que con la introducción del ascensor y la ampliación de las aceras se convierten en una sorprendente antesala para el límite Este del vecindario de Tetuán. En las escaleras de la calle Cicerón, un muro de piedra y mortero se demuele, sustituyéndose por un nuevo muro de hormigón forrado con perfiles metálicos en L, más acordes con la estética de elementos metálicos y luminosos que se pretende instaurar.