La propuesta tiene en cuenta especialmente la posición de la edificación y la sostenibilidad. Uno de los principales objetivos fue conseguir una alta eficiencia energética, presente en el diseño global de manzana situando el edificio en torno a un patio principal, que se encuentra en el medio. El edificio se muestra hacia el exterior como una línea sólida recubierta con una piel de chapa desplegada, con un diseño que permite la presencia de láminas acorde con los usos existentes o la orientación de cada fachada. Este recubrimiento tiene la intención de proteger el edificio de la agresión del soleamiento, mientras se abre al patio central.