La rehabilitación del Palacio de los Maestres de Calatrava para sede del Museo Nacional del Teatro supone la finalización del proceso de recuperación de un edificio y un lugar de gran importancia histórica en la Mancha y la Ciudad de Almagro. El museo se organiza en torno al patio trasero. En este espacio se introduce un nuevo elemento que ocupa la parte central del mismo, esta pieza pretende mostrar su cualidad como elemento introducido para su adaptación como hall de las exposiciones del museo. Incluye la restauración completa del antiguo claustro, la edificación de las nuevas instalaciones del Museo entorno al patio trasero y la rehabilitación de la crujía de la calle Gran Maestre para acceso, biblioteca y sala de pintura. Se dota al edificio de un nuevo sistema de climatización y de las instalaciones precisas para su adaptación al uso museístico. Estas instalaciones discurren a través del falso techo de las salas y conectan las distintas zonas del edificio.